0

peach thumb 830x466 La última moda en China: Melocotones en lencería sexy

De nuevo una locura que solo puede suceder en China. Allí, a los vendedores de frutas se les ocurrió una idea novedosa para vender sus melocotones en el festival romántico Qixi, que se celebra a principios de agosto. La idea fue todo un éxito: vestir los melocotones son lencería sexy, encajes y seda. Muy apropiado para una piel tan suave como la de esta fruta.

El diseño es en realidad bastante divertido: ¿quién iba a imaginar que los melocotones, una vez vestidos, se iban a parecer al trasero de una mujer? Seguramente alguna mente calenturienta como la de Yao Xiao Yang, un frutero de Nanjing, a quien se atribuye la invención.

0

oman 1024x474 Omán: código de vestimenta para turistas

Es sabido que cuando viajamos a un país musulmán hay que prestar especial atención a nuestra forma de vestir si no queremos resultar ofensivos o mostrarnos poco respetuosos. En Omán se han propuesto facilitar la tarea a quienes visiten el país a través de un código de vestimenta destinado principalmente a los turistas. Sin embargo, muchos temen que precisamente este código sea muy perjudicial para el turismo.

Antes de su aplicación, el Ministerio de Turismo tiene previsto organizar una campaña de sensibilización a través de sus sucursales en el extranjero mediante la distribución de folletos que explican a los potenciales visitantes sobre “cómo vestirse decentemente (sic) durante su visita a Omán”.

0

taipei 101 830x552 El edificio Taipei 101 y su sistema anti terremotos

Todo el mundo conoce el Taipei 101, el emblemático rascacielos de Taipei, la capital de Taiwán, un coloso que se eleva a 509 metros de altura y cuenta con 101 plantas, de ahí su nombre. En el momento de su construcción, en 2004, fue el edificio más alto del mundo, honor que mantuvo a hasta la inauguración del Burj Khalifa de Dubai en 2010.

Pero poca gente sabe que Taipei se levanta a menos de un kilómetro de una gran falla. Estamos en una tierra de gran actividad sísmica en la que parecería una locura construir estos enormes y caros edificios, dado el riesgo que existe de que se vengan abajo ante una eventual sacudida de la tierra. por eso, los ingenieros y arquitectos del Taipei 101 tuvieron que diseñar una estructura capaz de soportar fuertes vientos de hasta 216 km/h y los más fuertes terremotos.

0

large 830x553 Zhouzhuang, la ciudad del agua

Zhouzhuang es una de las más famosas “ciudades de agua” de China. Esta preciosa localidad se encuentra a medio camino entre el lago Tai y la ciudad de Shanghai, atravesada por las aguas del río Ruojing. Rodeada de lagos, canales y cursos fluviales por todas partes, Zhouzhuang es lo más parecido a Venecia que vamos a hallar en esta parte del mundo.

Casas tradicionales de dos pisos con fachada de baldosas negras flanquean los canales y cursos de agua que sustituyen aquí a las calles. Especialmente encantadores son sus numerosos y bonitos puentes de piedra. Catorce de estos puentes fueron construidos durante las épocas Yuan, Ming y Qing. El más popular y fotografiado por los turistas es el doble puente (o puente gemelo) sin duda el más emblemático, el gran símbolo de Zhouzhuang. Otro puente digno de mención es el de Fu’an, que pasa por ser el más antiguo de la localidad, pues fue construido en el año 1355.

0

42987901 830x553 Mina, la ciudad de las tiendas

Mina es una pequeña ciudad situada en el interior de un valle seco en la provincia de Makkh, al oeste de Arabia Saudí, a tan solo unos 8 kilómetros al este de la ciudad santa de La Meca. Allí, miles de tiendas, carpas y toldos cubren una superficie de cerca de 20 kilómetros, todas ellas bien ordenadas y distribuidas: allí viven los miles de peregrinos que viajan para celebrar el Hajj durante cinco días. El resto del año, Mina desaparece y el valle queda desierto.

Hay más de 100.000 tiendas de campaña de diferentes tamaños, todas equipadas con aire acondicionado. Para afrontar las duras condiciones climáticas de esta región, están compuestas de fibra de vidrio recubierta con teflón, lo que garantiza una alta resistencia al fuego. Hace años los peregrinos traían sus propias tiendas de campaña e invadían la llanura formando un completo caos. Pero el gobierno saudí decidió tomar cartas en el asunto en los años 90. Así nació la ciudad de Mina.

0

dongchuan4 830x547 Las terrazas de tierra roja en Dongchuan

Unos 250 kilómetros al noreste de Kunming, capital de la provincia china de Yunnan, se encuentra la fabulosa región Dongchuan, una zona rural famosa por su abundante y muy fértil tierra roja. Aquí los ojos del viajero se topan con inmensas extensiones cultivadas en los que variados colores (rojizo, amarillo, ocre, anaranjado…) se combinan para dar como resultado un espectáculo visual embriagador.

Estos colores provienen del abundante hierro y cobre de sus suelos. Expuesto al clima cálido y húmedo de Yunnan, el hierro está sometido casi permanente a un imparable proceso de oxidación. Estos óxidos, depositados a través de los siglos, salen a la luz al menos una vez al año, cuando llega la hora de la siembra. Es entonces cuando acuden aquí numerosos turistas, curiosos y fotógrafos para disfrutar de estos paisajes extraordinarios.

0

hiroshima 830x622 Hiroshima, recuerdos de la bomba atómica

Hoy hace exactamente 69 años del lanzamiento de la primera bomba atómica sobre una ciudad, un hecho que por fortuna solo se repetiría otra vez, días después. Como cada año en Hiroshima miles de personas se dan cita para recordar aquel horror.

La destrucción provocada por esta bomba lanzada sobre la ciudad el 6 de agosto de 1945 no tiene paralelo en la historia. La devastación fue total, tanta que sólo un edificio del centro de la ciudad logró mantenerse en pie, aunque con graves daños estructurales. En torno a este superviviente se construyó el Peace Memorial Park y el Museo de la Paz, obra de Kenzo Tage. No muy lejos de allí se levantan también los Hibaku Jumoku, los “árboles supervivientes” de la bomba que redujo la ciudad entera a cenizas. Monumentos que recuerdan esta colosal tragedia.

0

nara Nara, la ciudad de los ciervos en Japón

Los que hayan viajado a la India ya habrán presenciado esas escenas en las que las vacas, animales sagrados, bloquean las calles y se meten en los patios de la casas sin que nadie les diga nada. Algo parecido, salvando las distancias, ocurre en la ciudad japonesa de Nara, aunque aquí en lugar de vacas hay ciervos.

Nara se encuentra al sur de Kyoto, a menos de dos horas de Tokio en tren. Se trata de una hermosa ciudad llena de templos, santuarios y ruinas antiguas, un destino turístico famoso por albergar uno de los mayores edificios de madera del mundo y una de las estatuas más grandes conocidas de Buda. Allí viven cerca de 350.000 personas y unos 1.200 ciervos vagan por las calles libremente, para regocijo de los turistas.